Click acá para ir directamente al contenido

Actualidad

La nueva vida del Centro Arte Alameda

A la espera de la reconstrucción del siniestrado edificio de Alameda 139, el recinto cultural retomó sus operaciones en las dependencias del Instituto Nacional. Además, seguirá con sus ofertas de contenido pagado y gratuito a través del streaming.

  • Comparte
  • Disminuir tamaño de letra
  • Aumentar tamaño de letra
  • Raúl Gutiérrez Velásquez

  • Jueves 28 de octubre de 2021 | 16:07

La tarde del 27 de diciembre de 2019 es una fecha que marcará para siempre la historia del Centro Arte Alameda. Durante esa jornada – y en medio de las manifestaciones que sacudían a la capital raíz del estallido social, el edificio que alberga a este icónico recinto cultural ardía en llamas tras recibir un ataque incendiario efectuado por individuos que aún son identificados por la justicia.

Ese hecho generó un gran revuelo mediático. Por lo mismo, Roser Fort - su directora desde 1995 - se convirtió en la protagonista de muchas entrevistas de televisión, de radios y también de la prensa escrita. Además, fueron varias las personas del mundo de la cultura y el patrimonio urbano las que elevaron sus voces para condenar el ataque y cuadrarse con los administradores del centro para una pronta reconstrucción del edificio. 

Uno de ellos fue el arquitecto Fernando Guarello. El profesional utilizó su cuenta de twitter para comenzar una particular campaña con el siguiente mensaje: “Me ofrezco a diseñar gratis un nuevo centro cultural y Cine Arte Alameda que sea para todos y con el mejor equipo de arquitectos e ingenieros chilenos. Me escriben por DM para hablar del asunto quienes quieran ser parte de esto... trolls y bots váyanse por la tangente…". Por otro lado, el arquitecto Leopoldo Prat – uno de los diseñadores del proyecto original del edificio – también se contactaba con Fort para ofrecer su ayuda.

El impacto fue mayor. Alameda 139 no solo fue un recinto para el cine (recordadas son, por ejemplo las exhibiciones de filmes como “La Última Tentación de Cristo” de Martin Scorsese o del documental “El Diario de Agustín” de Ignacio Agüero) , sino que también sirvió como un espacio para la música en vivo y para actividades culturales como exposiciones y lanzamientos de libros. Así lo recuerda Gonzalo Planet, periodista y bajista del grupo Matorral, agrupación chilena que realizó varios conciertos en ese lugar del centro de Santiago: “Con el grupo hicimos muchos shows ahí, algunos muy especiales como el lanzamiento del disco ‘Gabriel” en 2016. Antes habíamos tocado en “El Living”, el escenario que estaba en el segundo piso y que antes se llamaba ‘Café Virtual’. Para mí es súper importante, un sitio neurálgico de la cultura capitalina de los últimos, yo diría, 30 años. Me acuerdo de haber visto el lugar en llamas y fue muy duro, porque sentí que con eso también se quemaba una parte mía”.

Desde ese feroz incendio ya ha pasado más de un año y medio. Las ruinas del Centro Arte Alameda siguen esperando por su reedificación mientras prosigue la investigación a cargo de Xavier Armendariz, el Fiscal Regional de la de la Fiscalía Regional Metropolitana Norte. Además, el impulso inicial que existía por apurar las obras se vio perjudicado tras la llegada de la pandemia por Covid – 19 y la posterior crisis sanitaria.

Sin embargo, y pese a todos los infortunios, el funcionamiento del Centro Arte Alameda no se acabó, continuó funcionando, primero de manera online y luego sus actividades se trasladaron - de manera provisoria - hasta un nuevo escenario: el del Centro de Extensión del Instituto Nacional (Ceina), ubicado en calle Arturo Prat 33, en pleno centro de capitalino.

Una nueva vida para el  "Alameda" 

“Tenemos una sala de 200 butacas, con una implementación técnica de última generación gracias a que obtuvimos un fondo del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio (Micap). Entonces estamos muy optimistas y muy entusiasmados con esta posibilidad de tener este espacio que vamos a habitar y habilitar para un cine de calidad. Además, está ubicado en el Instituto Nacional que es un polo muy importante. Podemos generar lazos con el Normandie y con el Centro Cultural del Palacio de la Moneda ya que estamos al lado”.

Las palabras de Roser Fort, cara la histórica del Centro Arte Alameda, reflejan el optimismo que se para esta nueva etapa, la que según ella detalla, puede extenderse hasta el año 2022: “Eso mismo pasa con la compañía teatral La Patogallina, el Museo Violeta Parra y con el colectivo de artes de luz y sonido Trimex. Todos estamos trabajando en el recinto del Instituto Nacional. Nosotros estamos fortaleciendo nuestra programación y proyectándonos en el tiempo con estrenos nacionales e internacionales para que el público nos empiece a visitar en este nuevo lugar”.

Debido a la pandemia, el recinto que ahora alberga al cine fue autorizado a funcionar con un aforo máximo de 100 personas. Actualmente, la cartelera incluye cintas como “Mis hermanos sueñan despiertos”, de la chilena Claudia Huaiquimilla, la aclamada “Dune” de Denis Villeneuve y la cinta infantil “Coco” de Disney.

¿Por qué esos nombres? La respuesta la entrega Martín Castillo, programador del cinematográfico del Centro Arte Alameda: “Creímos que era necesario abrir un panorama que fuera diverso. La idea es ir haciendo una cartelera bien dinámica, que vaya cambiando cada una o dos semanas para ir dándole opción a los filmes que se han ido quedado atrás”.

A eso se agregan ciclos temáticos dedicados a directores, de época y de cine nacional, entre otros. Castillo afirma que la idea de hacer estas proyecciones en el Ceina tiene mucho que ver con la experiencia única que ofrece una sala de cine: “Son películas que no están hechas necesariamente para verse en una pantalla chica ya que se enriquecen en la sala grande. Además, creemos que sus temáticas generan una discusión posterior”.

El streaming y la APP

El éxito de plataformas como Netflix, Amazon Prime Video, HBO Max o Mubi ha cambiado la manera en que la gente consume cine. Ahora se pueden ver estrenos o filmes clásicos sin la necesidad de acudir a una sala. Además, este fenómeno se vio favorecido tras las restricciones de movilidad que impusieron las autoridades de salud, tanto en Chile como en el mundo, debido a la crisis sanitaria detonada por el Covid – 19.

Y el “Alameda” no quedó ajeno a esa situación, más si se considera la imposibilidad de exhibir películas después del incendio. Es por eso que - en julio de 2020 - se dio inicio a lo que hoy se conoce como centroartealameda.tv, el sitio de transmisión vía streaming que les permite mantener un número de suscriptores que varía entre las 500 y 600 personas al mes. 

Roser Fort explica que el proyecto virtual se generó como una “necesidad para la continuidad” y aplaude el funcionamiento que ha tenido hasta este momento: “Los chicos del equipo lo están desarrollando magistralmente, han sido muy profesionales ya que el canal recoge nuestro espíritu original. Tiene una sala principal, igual que en Alameda 139 y está el Hall central donde ejecutamos actividades gratuitas. Entonces, el canal online nos representa y nos ha mantenido súper vivos y activos”.

Actualmente, cuando los visitantes ingresan en el sitio cetroartealameda.tv pueden optar por una cartelera gratuita o por contenidos pagos. En la primera se ofrece contenido que, generalmente, proviene desde alianzas construidas con embajadas como la de Francia o la de Argentina. Y en la segunda, los espectadores pueden acceder a estrenos semanales y a un vasto catálogo de títulos (entre los que se incluyen varios filmes nacionales, trabajos de autor y cine de época). Todo por una membresía mensual de $3.890.

Para el programador Matías Castillo - responsable también del contenido que se ofrece a través de internet - la crisis sanitaria que provocó el coronavirus terminó favoreciendo la demanda del streaming. Sin embargo, ahora la tarea consiste en trabajar para mantener y subir las visitas que tienen en su oferta virtual: “La pandemia fue algo que marcó el inicio de este proyecto. Pero ahora tenemos que imaginarlo en un mundo en que eso no sea tema. Se ha notado que en las cuarentenas fuertes los abonados suben y que, cuando se han dado más libertades, las visitas bajan. Entonces tenemos que ir saltado de un lado al otro. Nosotros tenemos la opción de ser un cine físico, virtual y a la vez una distribuidora (Gitano Films). O sea, tenemos varios modelos de negocio”, sostiene.

Castillo explica que durante los últimos meses se han propuesto tres tipos de objetivos: los inmediatos (centrados en el desarrollo de centroartealameda.tv), los mediatos (el establecimiento temporal en el Centro de Extensión del Instituto Nacional) y los de largo plazo (que están apuntados a la reconstrucción y a la reinstalación en el edificio de Alameda 139). Y entre esas metas, hay una que  ahora figura como idea, pero que sí o sí, se implementará como un upgrade en los próximos meses: una aplicación (APP) para que la gente pueda acceder a la cartelera desde los televisores.

“Notamos que los espectadores que iban al Alameda era muy jóvenes y que las personas de entre 35 y 50 años eran menos recurrentes. Eso se da por muchas variables, pues a esa edad se empieza a formar familia o no se sale tanto. En ese sentido, ellos prefieren ver contenido online. Y en este caso, a ellos les facilitaría mucho tener una aplicación en la pantalla de su televisor. Además, hay que pensar en los espectadores mayores, que gustaban de ir al cine y que no disfrutan de la experiencia de ver un filme en el computador, esto a pesar de todo lo que ha disminuido la brecha digital”, afirma Castillo. 

En todo caso, esto aún figura como un propósito. Y si bien ya han sostenido conversaciones con diferentes desarrolladores, aún no definen la empresa que será la encargada de su implementación. Además, en el Centro de Arte Alameda aseguran que dicha inversión será grande y que aún les queda por definir el camino que tomarán para conseguir los fondos que permitan su concreción.

Por lo pronto, la apuesta actual está en volver a consolidarse como un espacio de interés en el centro de Santiago para ver películas en formato de cine y también con conciertos de música en vivo.

Para el futuro quedará el regreso a su estructura original, a pasos de la Plaza Baquedano, la misma que hoy se conoce con el nombre de Plaza Dignidad. Ese es un anhelo para gran parte de sus seguidores y también para mucha gente del mundo del arte y la música, tal como lo sostiene el integrante de Matorral, Gonzalo Planet: “Nos gustaría ver ese momento en que Alameda 139 se reinaugure. Ya era un lugar increíble, pero, tal vez, puede ser aún mejor. Creo que es muy bonito pensarlo así”.

Leer también